Organizar + Priorizar + Comprometerse = Prosperar

Si se siente abrumado y estresado, puede resultar difícil completar sus quehaceres. ¿Cómo podemos disfrutar la vida cuando hay tanto que asimilar, tanto que cuidar, tantas responsabilidades que asumir?

La respuesta puede ser más simple de lo que piensa. Incluso si usted considera que tiene una personalidad “espontánea”, puede beneficiarse enormemente de tomarse un poco de tiempo durante la semana y preparar un plan para prosperar.

Organizar = Planear las cosas:
Cuando intentamos hacer las cosas de manera “improvisada”, a pesar de que en ocasiones funcione, las decisiones apresuradas pueden convertirse en malos hábitos eventualmente. No permita que las decisiones apresuradas tomadas en el momento dicten su vida diaria. Una vez a la semana, aproveche la oportunidad de sentarse, reevaluar su situación y dónde debe estar, y luego enfóquese en crear su nueva rutina

Priorizar = Programar su tiempo:
Parte de crear una nueva rutina implica destinar tiempo a las cosas importantes. Usted sabe que, a ciertas horas del día, tendrá que preparar la cena, hacer diligencias y reservar tiempo para hacer ejercicio o disfrutar de sus pasatiempos. Sí, incluso las actividades o pausas “divertidas” deben tenerse en cuenta. Esto no significa que tenga que planificar cada segundo de cada día. Simplemente reserve tiempo para los momentos importantes y organice su tiempo en función de ellos.

Compromiso = No se preocupe por las cosas insignificantes: 
No todo ocurre de acuerdo a nuestros planes y siempre habrán complicaciones. A veces se quema la cena o el tráfico lo hace llegar una hora tarde. ¡No se desespere! Las personas que lo aman comprenderán que cuando las cosas se complican, el paso más importante es no perder el control. Concéntrese en lo que debe hacer, haga lo que pueda y pase a la siguiente tarea. Cuando tenga tiempo libre, reflexione sobre lo ocurrido, y de este modo, estará mejor preparado para el futuro.

Para prosperar es necesario relacionarse con los demás:
No está solo en esta situación. Siéntese y hable con sus amigos y familiares sobre lo que está haciendo y dónde desea estar. ¡Pídales consejo o incluso ayuda! Discuta quién es capaz de qué, quién es responsable de qué y quién está dispuesto a hacer lo que debe hacerse. Si todos están dispuestos a ayudar y contribuir, aunque sea un poco, la carga se vuelve más ligera para todos.

#SomosMax