Comprenda el ABC de los antioxidantes

Los antioxidantes son nutrientes importantes que protegen sus células contra un proceso llamado oxidación, por medio del cual las células descomponen los alimentos en energía.

La “oxidación biológica” es lo que su cuerpo experimenta con el tiempo a medida que descompone los alimentos y está expuesto a efectos nocivos como el ser fumador pasivo, las toxinas y la luz solar.

El daño celular ocurre cuando los radicales libres atacan sus células y la oxidación biológica se desarrolla con el tiempo.

Las enfermedades se vuelven más difíciles de manejar para su cuerpo a medida que envejece y sus células se recuperan de manera menos efectiva después de la actividad física.

Consumir los alimentos correctos ayuda a restaurar el nivel de antioxidantes de su cuerpo, los carotenoides como frutas y vegetales, las verduras y hojas crucíferas y los resveratroles como el vino tinto y las bayas son especialmente buenos.

Los radicales libres son átomos o grupos de átomos creados por la oxidación, son los principales culpables en dañar las membranas celulares y el ADN celular a lo largo del tiempo.

El glutatión es el principal antioxidante del cuerpo. Es una molécula en su cuerpo que recicla otros antioxidantes, lo que los hace más efectivos y eficientes.

Los beneficios para la salud de los antioxidantes incluyen el apoyo al sistema inmune, el mantenimiento de la función cerebral, la protección del sistema cardiovascular, la lucha contra varios tipos de cáncer y otros efectos antienvejecimiento.

Si no se controla, el proceso de oxidación puede conducir al estrés oxidativo: cuando la producción de radicales libres excede la capacidad del cuerpo para combatir eficazmente este fenómeno, lo que aumenta el riesgo de una enfermedad a largo plazo.

Simplemente cocine ligeramente sus vegetales para obtener los mejores beneficios antioxidantes. Consumirlos crudos es mejor, pero pasarlos por un vapor ligero o saltearlos puede agregar sabor mientras se mantienen intactas sus propiedades.

Mantenga refrigerios saludables al alcance, como nueces, bayas, frutas y barras de cereal como Be. Estos refrigerios harán más que satisfacer su hambre, le aportarán importantes antioxidantes.

El colesterol LDL o colesterol “malo” puede quedar atrapado en las paredes de las arterias y crear una placa, lo que representa la principal causa de enfermedades al corazón y ataques cardíacos, si los radicales libres se acumulan con el tiempo.

Los antioxidantes no pueden curar problemas médicos, pero pueden ayudar a prevenir la diabetes, la enfermedad de Alzheimer, enfermedades renales y la ceguera relacionada con la edad.

Los antioxidantes naturales de los alimentos siempre deben ser su primera opción. Una buena dieta proporciona una serie de beneficios, además de ser rica en antioxidantes.

La oxidación no se puede prevenir, es parte de los ciclos de vida naturales de nuestras células. Sin embargo, los efectos negativos se pueden aliviar con una dieta rica en antioxidantes.

Los alimentos a base de plantas son las mejores fuentes de antioxidantes, por eso las frutas y verduras son muy recomendables.

La quercetina es un antioxidante que se encuentra en las frutas y verduras de color verde oscuro, es uno de los principales antioxidantes de nuestra dieta y proporciona grandes beneficios para el cuerpo.

Los colores del arcoíris son su guía para saber qué alimentos elegir para consumir antioxidantes. Naranja = zanahorias y naranjas, rojo = tomates y fresas, amarillo = camotes y mangos, verde = brócoli y espinacas, azul/violeta = arándanos y berenjenas.

Los suplementos alimenticios pueden ayudar a aumentar su nivel de antioxidantes si no está consumiendo una combinación perfecta de diferentes fuentes dietéticas.

Se ha demostrado que los taninos proporcionan un excelente contenido de antioxidantes, lo cual es una buena opción para variar el consumo de frutas y verduras. Tiene opciones como vino tinto, té verde, jugo de granada o incluso chocolate negro.

Las propiedades únicas de un antioxidante no son intercambiables con otras, no hay UN solo antioxidante que lo cure todo. Lo mejor es consumir una variedad de antioxidantes de diversas fuentes.

Las vitaminas como C y E actúan como antioxidantes, además de proporcionar otros beneficios. Llevar una dieta rica en vitaminas o consumir suplementos alimenticios adecuados puede tener efectos beneficiosos para la salud.

Las nueces, las almendras, los pistachos, las pecanas y las avellanas son excelentes opciones de antioxidantes.

Cada año, debe consultar a los (E)Xperts, como su médico o nutricionista, sobre su dieta y el uso de suplementos, especialmente si tiene afecciones médicas como diabetes, enfermedades cardíacas o enfermedades renales. Es posible ingerir demasiados antioxidantes, lo que podría causar complicaciones, así que siempre tenga cuidado y tome las precauciones del caso.

Usted es responsable de determinar cuáles son sus mejores opciones para llevar una dieta rica en antioxidantes. Consulte a los expertos, planifique su dieta y complétela de la manera correcta de acuerdo con sus necesidades específicas.

El zinc es un tipo de mineral que ha demostrado tener beneficios antioxidantes, especialmente para la salud de los ojos.

#SomosMax